viernes, 9 de septiembre de 2016

Emily Barletta, rojo vital

Para la artista textil Emily Barletta “la labor de ganchillo y el bordado resultaron una forma de arte meditativo, que podía realizar mientras estoy en la cama, que es donde realizo casi todo mi arte”. Su interés por el crochet y la costura están presentes desde la infancia. Posteriormente, estudió arte textil en Maryland Institute College of Art y un severo problema de salud, sobrevenido en la adolescencia, ha ido marcado sus obras de arte.

Emily Barletta. Untitled 1, 2011

Emily Barletta. Plant sleep, 2007

Emily Barletta. Untitled 2. Foto:Austin Kennedy


Emily Barletta. Untitled 11, 2011


Emily Barletta. Pelt 2007

Emily Barletta. Flesh spot, 2007
Emily Barletta. Horizon, 2008


















































































































































































Emily Barletta siente que sería artista en cualquier caso, pero su arte habría tenido otras expresiones si no hubiera vivido esa dura experiencia. “Tengo una enfermedad de la médula, que ha sido siempre una fuerza presente y físicamente dolorosa en mi vida. La mayoría de mi arte bebe este hecho, pero decir que hago arte como terapia sería falso. Hago arte y es terapéutico. Lo que equivale a decir que hago arte y sufro: en lugar de decir que hago arte porque sufro. No puedo separar estas ideas. Los objetos que resultan de ello son las estructuras anatómicas inventadas de mi imaginación y mi biología. Esas estructuras hacen referencia a células venas, órganos, piel, sangre y huesos, pero tienden a expresarse como flores, plantas, tubos, topografías, enfermedades, bacterias, tumores, moho y organismos. Se extienden, derraman, gotean y crecen su camino en la existencia a través de la fibra y la aguja del ganchillo”.
En los trabajos de esta artista textil afincada  en Nueva York abundan los tonos rojos, que dan fuerza y vitalidad a todas sus obras. Utilizando una técnica sencilla, aunque extremadamente cuidad, dibuja bordados tridimensionales y crea obras a caballo entre la pintura y la escultura.
Emily Barletta finalizó sus estudios en 2003 y en el 2007 realizó sus primeras exposiciones en galerías de Nueva York, Washington, Pittsburg y Philadelphia. Aprendió la técnica de crochet y bordado cuando era niña, gracias a su madre y a una vecina. Inicialmente, sus obras de arte estaban bordadas a mano, con profusión de cuentas, pero Emily Barletta quería utilizar una técnica que le permitiera acelerara y agrandar su trabajo, ahí entró en juego el crochet. Sus primeras obras realizadas a ganchillo fueron Roadkill Project y Bury me gently. Actualmente utiliza también otras técnicas para su arte textil, como el cosido de telas usadas. 
Las creaciones de Emily Barletta suponen largos meses de trabajo, creando elementos que reproduce en grandes cantidades antes de ensamblarlos. Sin embargo, no están planificadas, cree que planificar desde un principio da como resultado “bad art”. Esta joven artista textil recuerda a Frida Kahlo, y sus problemas de salud también reflejados en el arte. La mejicana es una de sus artistas más admiradas, junto con Kiki SmithAnselm Kiefer, Dana SchutzFrancesca Woodman y Candy Jernigan, entre otros. 
En la página de Emily Barletta podemos adquirir algunas de sus obras de arte, realizadas con la técnica de bordado: emilybarletta.com