domingo, 13 de octubre de 2013

Los monumentales tapices de Joan Miró


Empecé a escribir este blog hace un año. Estoy enormemente agradecida a todos los que me leéis y a quien alguna vez haya consultado uno de mis posts. Está resultando muy interesante buscar información y descubrir multitud de trabajos, técnicas, texturas, colores, ideas y obras de arte del mundo textil. Así que, voy a seguir adelante y, puesto que empecé por Argentina donde nació mi determinación a escribir, seguiré por Mallorca porque de aquí soy y aquí vivo.

Gran Tapiz del World Trade Center, 1974. (600 x 1100 cm)

Joan Miró alternó desde joven sus estancias en Paris, Mont-roig y Mallorca, se casó con una mallorquina, Pilar Juncosa, y Murió en Palma en 1983. Nunca dejó de investigar y probar nuevos soportes para su expresión artística, entre ellos los tapices. En los años cincuenta comienza a hacer diseños en colaboración con artesanos textiles y en 1969, como agradecimiento a los buenos cuidados dispensados a su hija en el hospital tras un serio accidente, realiza el Tapiz de Tarragona. Se encuentra actualmente en el museo de arte contemporáneo de la ciudad y es propiedad de La Cruz Roja. 

Tapiz de la National Gallerie of Washington, 1977 (1100 x 700 cm)

En los años de su madurez Miró traspasa la medida habitual de los cuadros y utiliza formatos enormes. Los tapices que creó en colaboración con el artista textil Josep Royo eran de gran tamaño y, debido a los materiales en que estaban tejidos (lana, algodón y cáñamo), muy pesados. El pintor creaba dibujos y maquetas y Josep Royo interpretaba estas creaciones mediante colores y texturas, confeccionando los tapices en los telares de La Farinera. 
En 1974 Miró y Royo crearon el Gran Tapiz. Fue un encargo de la Autoridad Portuaria de Nueva York y colgaba de las paredes del hall del World Trade Center, hasta su desaparición en 2011.

Tapiz de la Fundacion Miró, 1979 (750 x 500 cm).


Fruto del trabajo conjunto entre Miró y Royo nacieron más obras, como el Tapiz de la National Gallery of Art the Washington, el de la Fundación Miró en Barcelona, la fundación Maegh en Saint Paul de Vance y el de La Caixa, del que derivó el famoso logotipo que revolucionó la identidad corporativa en los años 80.
El lenguaje propio de Miró que todos reconocemos se inicia en los años 40, con una exposición en Nueva York. “Desde 1945 el personalísimo vocabulario de signos mironianos está ya perfectamente codificado”. En los últimos años de su trabajo, además de los colores primarios ya introducidos, utiliza abundantemente el negro.  Sus tapices son un medio perfecto  para el "uso expresivo de las texturas" que llevó a cabo Joan Miró en muchas de sus creaciones.  
Vi hace años el tapiz de la Fundación Miró de Barcelona y da la sensación de que un trozo de Joan Miró habita en él, que su espíritu está dentro del tapiz, enredado en sus hilos.


Fuente y fotos:
“Grandes pintores del siglo XX. Joan Miró”. GLOBUS