sábado, 13 de julio de 2013

Rojo sangre de toro


El Palau Solleric es un hermoso centro de exposiciones en Palma de Mallorca. Gestionado por el Ayuntamiento de la ciudad, pertenece a la familia Morell. El edificio se  construyó a mediados del siglo XVIII, inspirado en el barroco. Aunque alberga exposiciones de arte contemporáneo, mantiene en una de sus salas la decoración original de paredes adamascadas en rojo, una cama con dosel y más muebles antiguos. El resultado es muy teatral y me encanta porque estoy obsesionada con el rojo púrpura, sangre de toro, cereza, o como quiera que se llame ese tono de rojo rabioso.


"I do Not Think" (2012). Instalación de Noa Lidor

A menudo, visito con mis hijas las exposiciones del Palau Solleric. Nos encanta el lugar y las muestras tienen la duración adecuada para unos niños. En muchas ocasiones las obras de arte son de gran tamaño, acordes con el espacio, eso también impresiona a las niñas, que se empeñan en ver una y otra vez algunos de los cuadros o esculturas. Pero siempre quieren encontrar un momentos para entrar en la sala roja, cubierta de damasco.


Jacquard damasco

El damasco es una tela muy firme de seda o lana, en la que el tejido crea los dibujos, formando un estampado en relieve.  Originaria de Damasco, empezó la confeccionarse en el siglo XI y se perfeccionó en el XIII, no dejado de estar de moda desde entonces.
Antiguamente, el color rojo se obtenía de la cochinilla, pero su producción actual no es suficiente y resulta muy cara. El ácido cármico sigue utilizándose como colorante en cosméticos e industria alimenticia. El principal productor es Perú, pero en el siglo XX fueron las Islas Canarias.

de Gournay. Apple Green Williamsburg painted silk.

La tela para paredes se coloca sobre un bastidor y un tejido acolchado (muletón).  Imagino que esta costumbre se mantiene solo en casas muy suntuosas. Es una solución genial para no  pintar las paredes cada dos por tres, como hago yo. Además, la tela insonoriza la habitación y la aísla del frío y el calor, a parte de resultar muy elegante. Las dos últimas fotos del post son de la empresa de Gorunay que, entre otros objetos exquisitos, fabrica sedas pintadas a mano para cubrir las paredes. 


de Gournay. Seda amarilla pintada

En de Gournay eligen una paleta de colores suave, muy interesante. Su página web (www.degournay.com) explica que buscan "colores vibrantes, contrastados y equilibrados para crear un aura de felicidad". Sin duda, el resultado es impecable, y la felicidad no sé si emanará de ello o de saber que uno es tan rico como para poder rodearse de objetos pluscuamperfectos. 


Fuentes y fotos: