domingo, 3 de febrero de 2013

Las nieves de Katmandú


En Katmandú no nieva casi nunca, a pesar de ser un valle a 1.300 metros de altura, rodeado de algunas de las cumbres más altas del mundo, entre ellas el Everest. Pero su nombre evoca películas de exploradores, esas con Clark Gable y Ava Gardner (aunque estuvieran en otro continente). 




Katmandú es la capital de Nepal y empezó a estar de moda como destino turístico en los años 60, a raíz del movimiento hippy. Nepal no tiene tradición en la confección de alfombras y, sin embargo, es un gran productor y exportador de estos producto. El motivo es la ola de refugiados tibetanos que recibió a partir de 1959, tras la ocupación del Tíbet por parte de la China. Con la ayuda de Suiza y la Cruz Roja fundaron el Jawalakhel Handicraft Center ( www.artelino.eu), donde se realizan alfombras, entre otras piezas de artesanía.



Alfombra tibetana de lana, con motivo de ponías.  www.tibetan-carpets.net

A pesar de su antigüedad, las alfombras tibetanas no adquirieron fama hasta principios del siglo XX, con la llegada de los primeros occidentales. Eran alfombras hiladas y tejidas a mano, con lana procedente de ovejas changpel.  En algunos casos, las alfombras eran de seda o combinaban ambas fibras. Inicialmente, los tintes procedían de vegetales, pero en la actualidad suelen usare tientes químicos, más duraderos. 



Alfombra tibetana de 1920


Las alfombras más sencillas eran realizadas por los nómadas, pero el clero gobernante en Tíbet impulsó la producción de alfombras para su uso en los monasterios, lo que sofisticó el producto, extendiéndolo también a los palacios. En las casas tibetanas las alfombras se han usado tradicionalmente para cubrir paredes y suelos y existe un tipo especial para dormir, llamado khaden.  


Alfombra floral. Tíbet, inicio XX. Colección Dr. Robert W. Baylis


Las alfombras tibetanas utilizan símbolos, en la mayoría de los casos relacionados con la tradición budista : animales míticos y reales, flores y dibujos geométricos. Sin embargo, no se trata de elementos de culto sino objetos de uso cotidiano. Los dibujos pretenden propiciar buena suerte, bienestar y larga vida a sus dueños.
Algunos de los animales míticos representados, como el dragón y el Fénix, proceden de la dinastía china Tang.
Muchos de los dibujos son flores esquematizadas, tales como el crisantemo (que significa “larga vida” porque en chino se asemeja a la palabra “resistencia”), la flor de loto (riqueza y honor, así como belleza, encanto y pureza) y las orquídeas (belleza femenina, refinamiento y humildad)


www.artelino.eu/

Alfombras de fabricación actual reproducen los diseños de las que antiguamente decoraron los templos budistas y palacios. Otras, tienen diseños realizados actualmente por artesanos locales y, en muchos casos, la lana sigue estando hilada a mano.
Existen muchas imitaciones de alfombras tibetanas antiguas. Páginas como www.tibetan-carpets.net advierten de ello.


www.decoratorscatalogue.com.au

La siguiente página vende alfombras en las que se unen las artes tradicionales con el diseño contemporáneo www.tibetrugcompany.com. Los diseñadores son americanos, pensando en adaptarse al gusto de ese país, y el trabajo lo realizan refugiados nepalís en Tíbet.



www.tibetrugcompany.com


En la página www.jozan.net podéis encontrar un largo y detallado escrito sobre las alfombras tibetanas.


Fuentes y fotos: